STC 201/2016 obliga a valorar las circunstancias personales en expulsiones por el 57.2

Os dejamos aquí la Sentencia del Tribunal Constitucional 201/2016 de 28 de noviembre, en la que se vuelve a insistir en que la medida de expulsión del artículo 57.2 de la Ley de Extranjería no tiene carácter automático y que deben valorarse las circunstancias personales y familiares concurrentes junto con la gravedad del hecho delictivo.

El caso que se analiza es el de un residente de larga duración condenado en varias sentencias a más de 7 años de prisión, pero que estaba incapacitado y sujeto a la tutela de su hermano en España, y que además llevaba más de 20 años en nuestro país y no tenía vínculos con su país de origen.

Tanto la Sentencia del Juzgado como del TSJ de Cataluña dicen que no procede valorar las circunstancias personales y familiares, puesto que la decisión de expulsión no tiene carácter sancionador.

Son innumerables las sentencias de los TSJ que dicen que sí deben valorarse las circunstancias personales y familiares en las expulsiones por la vía del 57.2 cuando afectan a residentes de larga duración, porque así lo exige el artículo 12 de la Directiva 2003/109/CE.

Dice el TC que dejando a un lado la dudosa compatibilidad del argumento del TSJ de Cataluña con esta Directiva (que quedaría dentro del juicio de legalidad ordinaria), “la medida de expulsión impuesta por la Administración estaba sujeta en todo caso, por el grado de gravamen que representa en intereses constitucionalmente salvaguardados, a especiales exigencias de motivación, y esto aun cuando no pudiera atribuírsele una naturaleza jurídica sancionadora”.

Es interesante la fundamentación, porque nos puede servir especialmente en las expulsiones por la vía del 57.2 de extranjeros que no son residentes de larga duración, en la medida en que también en estos casos se ven afectados los derechos fundamentales e intereses constitucionalmente protegidos a los que se refiere la Sentencia.

Posted in: