Menú Cerrar

¿Qué pasa con las citas de Extranjería y cómo se puede solucionar?

La pregunta es simple y clara y la respuesta también lo es: las citas no son suficientes.

Más complicado es contestar qué ha pasado para llegar a tal situación y qué es lo que se puede hacer para arreglarlo.

Muchos abogados desde hace unos meses nos topamos con un problema nada jurídico, es más complicado conseguir la cita para presentar un expediente que preparar el expediente en sí. Y,  sin embargo, vemos cada día la oficina de extranjería llena de solicitantes, pero, resulta casi un milagro conseguir la cita ¿Entonces, hay citas o no las hay? La respuesta es que sí, las hay, como correctamente responden desde la Oficina de extranjería, si se dirige una queja por la situación de las citas. Las citas se daban, se dan y se darán. Se sacan cada día un determinado número de citas, las personas las cogen y posteriormente, se presenta el correspondiente expediente el día de la cita. Entonces, ¿dónde está el problema?

El problema es que el número de citas es insuficiente. Así, para el trámite de arraigo (la autorización por circunstancias excepcionales de arraigo), se sacan un determinado número de citas en diferentes momentos del día, pero, ¡las citas no duran ni un minuto porque las buscan muchísimas personas! Ello implica que incluso entrando varias veces al día, si no entras en el momento exacto cuando ponen las citas, tienes muy pocas posibilidades de conseguirlas. Eso implica que cada vez haya más personas que tienen necesidad de presentar el expediente, y, en consecuencia, menos probabilidades para conseguir una cita.

¿Cuál son las consecuencias de no poder coger la cita?

La consecuencia más inmediata es no poder presentar el expediente.

Hablando del trámite de arraigo, trámite que únicamente se puede presentar llevando en el territorio español más de 3 años, la consecuencia más inmediata, que la persona tiene que esperar, a veces, otros varios meses para sólo presentar el expediente, lo que implica, que para regularizarse (es decir, obtener su permiso de residencia y trabajo) tendrá que esperar mucho más; lo que, implica, que no podrá no sólo ir a su país a visitar a sus familiar, no podrá abrir una cuenta bancaria, pero tampoco el empleador que le está ofreciendo un contrato para poder trabajar y cotizar por ese trabajador, no podrá darle de alta, hasta que, primero, se presente el expediente, y posteriormente, salga favorable.

Otra de las consecuencias de este problema es la aparición de terceros, figuras legos en derecho, que ofrecen el servicio de conseguir una cita por un precio, a veces bastante elevado, lo que nos lleva a la venta/reventa/fraudes y, en consecuencia, proliferación de conductas que atañen extranjería que, a veces, llevan a una situación rozando el límite legal, e incluso teniendo en cuenta que ya anteriormente fueron acusados y llevados ante la justicia personas que manipulaban o traficaban con las citas.

Y es que, es imposible evitarlo y es una ley del mercado: cuando existe mucha demanda, aparecerá la oferta.

Y evidentemente, no podemos dejar de olvidar un hecho inevitable consecuencia de este problema que es la caducidad de los documentos. Así, para este tipo de trámites hay que presentar documentación, como certificados de antecedentes penales, certificado de nacimiento o de matrimonio, que muchas veces hay que solicitarlo en el país de origen y, que, tiene un precio que no todos se pueden permitir pagar varias veces, lo que supone para el extranjero un desembolso económico importante, especialmente si se tarda en conseguir la cita varias meses.

Pero ¿qué ha pasado para que en cuestión de meses la situación haya cambiado tan radicalmente?

Primeramente: el cierre de las oficinas.

Ya son muchas las oficinas cerradas, como la de Coslada, de Alcobendas y Manuel Luna.

Segundo: la reducción del personal.

No sólo por el hecho de una causa natural como sería la jubilación de los funcionarios, pero también muchos del personal pide traslado a otros Ministerios. De esta forma, si hace un año en la Oficina de la calle Silva había 4 o 5 funcionarios recibiendo expedientes de arraigo, actualmente son únicamente 2 y tienen que compartir la oficina con otros funcionarios que han trasladado de las oficinas cerradas. Es de recalcar el hecho qué durante los días que coincidían con los días de ausencias por vacaciones, no había personal sustituyendo al funcionario en sus funciones, sino que se daban la mitad de las citas para que fueran posibles de atender por el personal que quedaba en la Oficina.

Todo ello supuso que se tuvo que reducir el número de citas, ergo, menos personas obtienen las citas, y por tanto, menos probabilidad haya de coger una.

Y por último, la cuestión más complicada, ¿Qué se puede hacer para solucionarlo?

Si hemos visto que el cierre de las oficinas fue una de las causas del problema de las citas, lógicamente, la apertura y una correcta organización del personal podría ser una posible y viable solución para este problema. Ahora bien, una de las críticas más evidentes  es la falta de recursos económicos, es decir, dinero para el pago del alquiler o el salario de los funcionarios, entre otros gastos. Por desgracia, ya llevamos más de dos años con este problema, y no ha habido ningún avance para solucionarlo, ya que lo lógico, es si el problema persiste, buscar una solución, que en este caso sería solicitar más presupuesto y mejores condiciones para el personal en las Oficinas de Extranjería.

Otras de las posibles y viables soluciones sería la posibilidad de presentar los trámites de forma telemática. Es una solución sencilla, rápida y que no sólo resolvería el problema económico (porque tanto la plataforma como los registros electrónicos ya existen, por tanto, no haría falta destinar más recursos económicos para ello) sino que facilitaría el trabajo de los propios funcionarios, siendo los profesionales los que se encargarían de presentar el expediente completo, subir la documentación como aportar y velar que se cumplan todos los requisitos del trámite a solicitar.

No es una novedad en Extranjería, puesto que muchos de los trámites se gestionan por la plataforma mercurio, ya sea la las renovaciones/prórrogas, como las solicitudes iniciales de inversores, emprendedores, y actualmente: estudiantes y los de búsqueda de empleo entre otros.

No sería necesario suprimir la gestión de las citas en su totalidad, ya que siempre hay profesionales que van a preferir la presentación personal del expediente; pero la aparición de la posibilidad de presentarlo a través de la plataforma (que ya existe) supondría la desaparición de ese problema así como una rápida gestión desde el primer momento del expediente para tenerlo completo y listo para su resolución cuanto antes.

Liliya Mykolayiv

Socia de APAEM

Abogada ICAM 102308

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *